top of page

¡Hola! Soy María Rosenda Camey Huz

Image by Isaac Quesada
Rosenda Camey_edited_edited.png

Muchos me conocen como Saqijix Kamey Uz o Nana Rosenda.
Quiero llevarte en un viaje a través de mi vida y mis experiencias.

¿Quién soy?

DSCF3316_edited.jpg

Soy nieta de Abuelas y Abuelos, Sabias y Sabios del pueblo Maya de Guatemala. Soy Maya Kaqchikel.

 

Nieta e hija del maíz. En mis venas corre la sangre de la sabiduría milenaria de ancestras y ancestros Mayas.

 

Hija de Felix Camey Calán y de Felipa Huz León, nací en una comunidad llena de plantas, flores y árboles frutales. Arboles de roble, de pino, de aliso, entre muchos otros. Crecí entre animales y entre los ríos y las abuelas piedras, obsidianas del territorio de esa comunidad, llamada Saqla’. Una comunidad muy pequeña, de hombres y mujeres, situada en San Martin Jilotepeque, Chimaltenango.

JA YIN , MARIA ROSENDA CAMEY HUZ SAQIJIX

K’amo’ Qatit Qamama’, roma ri jun K’aslem

Mi Historia

Vivía en Saqla’ con mis padres, conectada con la Naturaleza y en un estado de inocencia hacia lo que pasaba afuera de la comunidad. Solo notaba algunas diferencias con el pueblo mestizo y que no hablábamos el mismo idioma. No sabía castellano, hasta que fui a la escuela y me hicieron aprender forzadamente, incluso con violencia, a leer y escribir. Empecé a ver muchas injusticias y, como era una niña, hacia muchas preguntas a mi padre acerca de esto. Pero nunca me fueron contestadas, ya que mi padre tampoco entendía las razones de esas injusticias, del racismo y de la discriminación que vivíamos.

En 1980, inició la persecución de los lideres y lideresas de mi comunidad y, entre ellos, estaban mis padres. Fue una época en la que nuestra gente tuvo que huir lejos de su territorio, escondiéndose en los barrancos y en las montañas, así como en otras comunidades, para poder proteger su vida. Así, el 1 de mayo de 1981, con mi familia nos fuimos de la comunidad para buscar refugio en otro territorio. Tuvimos que dejarlo todo, la casa, nuestros animales, nuestras pertenencias... Todo, para proteger nuestras vidas. Tuvimos que vivir unas experiencias terribles y dolorosas, como los efectos de la política de Tierra Arrasada, la cual se convirtió en un genocidio de nuestros pueblos. Hasta que, gracias a la decisión de mi padre, nuestra familia se desplazó, dentro del mismo país, a San Lucas Tolimán, en Sololá.

Chimaltenango 1.jpg

Mi Propio Proceso de Sanación

IMG-20190522-WA0025_edited.jpg

A pesar de haber sufrido mucho dolor por el genocidio, las muertes, los secuestros, las torturas y el arrasamiento, pude igualmente seguir estudiando, hasta llegar a la Universidad. Incluso tuve el regalo de poder estudiar fuera de mi país, en Canadá y, sucesivamente, en la Universidad Autónoma de Madrid, España, para realizar una maestría en la cual pude presentar mi tesis acerca de los “Efectos psicosociales de la violencia política en la Comunidad Sacala, Las Lomas, San Martin Jilotepeque, Chimaltenango”. Mi propia comunidad.

Años después, a raíz de los traumas y de las heridas provocadas por el genocidio y, sobre todo, por los traumas de la colonización a la cual ha sido sometido el pueblo originario Maya de Guatemala, empecé a padecer una enfermedad muy dura. Fue necesario acudir a la Sabiduría Ancestral Maya para poder lograr mi sanación. En esta ocasión, tuve el regalo de recibir el acompañamiento de las Abuelas y los Abuelos Contadores del Tiempo Ajq’ijab’, las y los sanadores de mi pueblo. Fue gracias a ellos y a la sabiduría ancestral de nuestro pueblo que pude encontrar el origen de la enfermedad que padecía y terminar de sanarla.

Sanando en Familia y Comunidad

WhatsApp Image 2023-10-10 at 12.36_edited.png

Empecé así a tomar mi camino como Sanadora, recordando que mi primera maestra de sanación había sido mi abuela Romelia, cuando yo, de niña, fui su Chmiy’ (baston), es decir la nieta acompañante para la sanación de la comunidad. Y para este camino y esta misión, reconozco y honro a todos mis otros maestros de sanación: las abuelas y los abuelos Contadores del Tiempo Ajq’ijab’, las ancestras y los ancestros del viento, abuelas y abuelos de otros pueblos de Abya Yala, así como mi propia vida y existencia.

Alrededor del año 1996, con otras mujeres, fundamos el Grupo de Mujeres Mayas Kaqla’. Hasta el día de hoy, sigo siendo miembro, muchas de ellas como yo sobrevivientes del genocidio. También soy miembro de una organización maya CEDIM, con la cual colaboro desde hace más de 13 años.

Hoy en día, soy acompañante terapeuta de muchos grupos de mujeres, así como de grupos mixtos de hombres y mujeres y también de jóvenes de nuestras comunidades Mayas, en Guatemala. Sin embargo, también acompaño en sus procesos de sanación a colectivos e individuos de pueblos originarios y de mestizos de varios territorios de Abya Yala, en Colombia, El Salvador, Perú, Bolivia, Uruguay, Argentina, Ecuador, otros países.  También co-autora del libro: denominada Raxalaj Mayab’ K’aslemalil ¨Cosmovisión Maya, Plenitud de la vida¨.

Además de sanadora y terapeuta, por mi gran alegría, soy Madre de tres hijas hermosas, Ixkaj, Ixulew, Chomija’. Ellas son mi fortaleza para seguir con mi proceso de sanación, porque si sano yo, ellas también se sanan. Sanamos nuestros linajes, sanamos la familia, el pasado, el presente y el futuro. Sanamos en colectivo. Sanamos todas y todos. Y sobre todo sanamos con la Madre Tierra.

La metodología de sanación se basa desde el calendario maya y desde la cosmovisión del Pueblo Maya; con el corazón del cosmos, el corazón de la Madre Tierra, con el corazón de las abuelas aguas, con el corazón del abuelo viento, con la fuerza del abuelo fuego, con las abuelas plantas, con el abuelo sol, con la abuela Luna, con las abuelas estrellas, con todo el Universo, Pluriverso. 

 

Paxil, Kayala , Ka’i’ Tz’i’, Guatemala 16 de octubre de 2023.

bottom of page